LA INFLUENCIA DE LA CULTURA K-POP EN CHINA

 

“Hallyu”, un término coreano que significa “Ola Coreana”, fue utilizado  en 2001 por los medios chinos para describir el fenómeno de la cultura pop de Corea del Sur que se estaba extendiendo por todo el este Asiático.

 

Desde la década de 1990, Corea del Sur reemplazó a Japón en el poder cultural de Asia y, gracias a su presidente Kim Dae-Jung, empezó a destinar más del 1% del presupuesto del gobierno para la industria del entretenimiento. Como resultado, sus empresas de medios se han convertido en gigantes capaces de realizar contratos vinculantes a todos aquellos adolescentes, prometedores, que están dispuestos a soportar un largo proceso de aprendizaje y perfeccionamiento. Esta producción de talentos, ha dado lugar a grandes éxitos pegadizos y vídeos musicales con coreografías estudiadas a la perfección.

 

Uno de los motivos principales de la proliferación de la cultura pop en el país es la presencia militar estadounidense y la migración de muchos coreanos a américa. Al estar totalmente expuestos a la cultura, la televisión y a la música americana, algunos programas y estilos musicales, como el R&G, hip-hop y rap, se han convertido en los más populares del país.

 

Sin embargo, esta cultura pop es mucho más puritana y, en consecuencia, más atractiva para un país con una fuerte cultura tradicional como China.

 

¿Fiebre por el K-pop?

 

 

Actualmente, la demanda va más allá de las meras infraestructuras Coreanas. El estilo de vida que representan en los programas y en los vídeos musicales, es todo aquello con lo que sueñan las generaciones más jóvenes de China, que ven a Corea como un modelo a seguir para equilibrar la cultura moderna capitalista y occidental con los valores confucianos.

 

Los jóvenes se están dando cuenta de que los valores confucianos tradicionales pueden integrarse perfectamente en una sociedad moderna si se siguen venerando los valores familiares, el respeto a los ancianos y la herencia masculina.

 

En televisión, el primer éxito llegó en 2005, con un drama histórico de ficción llamado Jewel in the palace. Tuvo tanta repercusión mediática, que incluso altos funcionarios del gobierno chino elogiaron el espectáculo. El aspecto por el que se hizo tan famoso, fue la manera en que supo plasmar la cultura tradicional coreana, muy inspirada en la las prácticas culturales chinas y el confucionismo. Esto removió en China el recuerdo de poder y la gran influencia que solía tener su cultura tradicional en el continente asiático.

 

 

En 2014,  My Love from the star le dio la vuelta a los roles de género. Causó tanto revuelo, que llegó a reproducirse 14.5 millones de veces a través de la plataforma de vídeo China, iQiyi. El protagonista, un “príncipe encantador”, enamoró a las mujeres chinas quienes, a su vez, empezaron a exigir a sus parejas que cuidaran su aspecto físico.

 

Por último, en 2015, un solo episodio de la novela Descendants of the Sun fue visto más de 2 millones de veces. Las Redes Sociales estuvieron durante semanas hablando de ello, e incluso los medios de comunicación chinos empezaron a publicar historias pintorescas al respecto.

 

En música, la industria coreana ha sabido orientarse para llegar al mercado chino. Un ejemplo de ello es la banda de chicos EXO, donde su estrategia de marketing se ha basado en la elección de jóvenes chinos para que formen parte del conjunto. Además, han entrenado a algunos componentes para cantar en chino mandarín. Sin lugar a duda, es una buena estrategia para llegar directamente al público objetivo.

 

Como resultado de estas acciones, China ha llegado a representar, durante el 2015, el 12% de las ventas de SM Entertainment, una de las compañías de entretenimiento más grandes de Corea que está detrás de conjuntos musicales como Girls’ Generation, SHINee, Red Velvet, etc.

 

K-pop y marketing

 

 

 

 

En el fenómeno del K-pop aunque influyen muchísimos factores, el más importante ha sido el gran apoyo que el Gobierno coreano ha dado a la industria del entretenimiento durante las últimas décadas. El hecho de que muchos inmigrantes hayan vuelto al país totalmente influenciados por la cultura y la música americana, ha ayudado a que se configure esta nueva cultura del entretenimiento.

 

Si analizamos el perfil del consumidor, podemos decir que es, principalmente, un público joven: adolescentes y generaciones de entre 20-30 años. Sin embargo, una parte de este pastel también se reparte entre adultos de entre 45 y 55 años.

 

En principio, suelen ser las mujeres quienes más se interesan por el fenómeno fan. Sin embargo, cuando se trata de probar los productos que aparecen en los Tv shows, cobran la misma importancia hombres y mujeres.

 

La tendencia actual de los hombres es el creciente interés por la cosmética debido a la gran influencia de los dramas coreanos y sus protagonistas. Como ya hemos comentado antes, el hecho de que sus parejas les exijan una preocupación más fuerte por su aspecto físico, les condiciona a probar diferentes cosméticos.

 

 

En cuanto a las marcas que mejor están trabajando este fenómeno son, sin lugar a duda, Coca-Cola, KFC, Samsonite e Yves Saint Laurent. Sin embargo, el tema de los cosméticos es algo más complicado, puesto que en los programas de televisión es más difícil identificar las marcas de este tipo de productos. No obstante, para estos casos juegan un papel importante las Redes Sociales, quienes ayudan a identificarlos.

 

Si hablamos de las tendencias de moda y estilo, las cejas rectas coreanas, la piel blanca como la nieve, el color labial de dos tonos, sombra coral y el color de las mejillas son ahora el estándar en China.  En cuanto a la moda, es muy común que las tiendas de ropa relacionen sus productos con Corea, diciendo que los productos están “hechos en Corea” o que son de “estilo coreano”.

 

Por otro lado, las marcas de lujo también se han dado cuenta y han estado tratando de aprovechar en su comercialización la “marca Corea”.

 

Un ejemplo del éxito de esta ola coreana queda reflejado en la marca Yves Saint Lauren: Cuando la actriz coreana Jun Ji-hyun utilizó el lápiz labial Rouge Pur Couture #52, de esta marca, en el drama “My Love from the Star”, no sólo se agotó rápidamente en China, sino en todo el mundo. Incluso en ciudades como París y Nueva York.  También ocurrió exáctamente lo mismo con los zapatos “Abel” de Jimmy Choo, que desaparecieron de las estanterías después de que la actriz se los pusiera en otro capítulo de la serie.

 

 

 

 

Además de la influencia sobre el estilo de vida, Corea también se ha convertido en un reclamo turístico para un 35% de turistas chinos que ven en este país todo aquello que desearían para el suyo. Este hecho ha beneficiado económicamente a Corea, ya que el turista chino tiende a gastar mucho dinero en la venta minorista, y basa sus decisiones de compra en todo aquello que se representa en la televisión.

 

¿Es todo tan bonito?

 

Está claro que el K-pop ha causado furor en el país. Sin embargo, desde julio de 2016 la relación de China y Corea se ha resentido debido al acuerdo de Seúl, donde se aprobó instalar un sistema de defensa antimisiles estadounidense (THAAD). Ante este hecho, el gobierno Chino ha “cerrado las fronteras” a esta cultura pop. Ha excluido las series en el país, ha bloqueado sus películas y se han reemplazado a actores coreanos por estrellas chinas en sus campañas publicitarias.

 

Por otro lado, también este acuerdo ha perjudicado a empresas coreanas como Lotte Group por formar parte de él. El campo de golf en el que se iba a ubicar el sistema de defensa pertenecía a esta compañía. China abiertamente lo consideró como una amenaza y su página web fue hackeada por unos hackers chinos, anónimos, dejándola fuera de funcionamiento durante un par de días.

 

 

No obstante, y a pesar de que la relación entre ambos países se ha enfriado durante estos últimos años, en noviembre del 2017 comenzaron los primeros rumores que presagian que esta etapa de tensión entre ambos países empieza a desaparecer y próximamente se volverán a abrir las fronteras.  

 

Algunos analistas sostienen que la influencia coreana en el país todavía se mantendrá durante otros diez años antes de que comience su desaceleración. Sin embargo, otras teorías no tan optimistas sugieren que aunque las fronteras vuelvan a abrirse, el boom y rentabilidad disminuirá.

 

¿Te ha parecido interesante? Si es así, no dudes en compartirlo.

Nos vemos en la siguiente entrada.

再见

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.