ALIEXPRESS EN ESPAÑA

AliExpress Marketingchino

Como no podía ser de otra forma, la primera entrada del blog tenía que estar dedicada a este minorista del grupo Alibaba que se ha convertido en una adicción para todos aquellos que buscamos gangas en Internet.

 

Si nos remontamos a la historia, AliExpress nació en 2009 como una plataforma B2C que ayudaba a conectar a los fabricantes chinos directamente con el cliente particular. A diferencia de otros portales pertenecientes al mismo grupo, su público objetivo se encontraba fuera de China, en países como Estados Unidos, Rusia, Brasil, o recientemente España.

 

En 2010, sólo un año después de su nacimiento, el número de productos ofertados alcanzaba la increíble cifra de 5 millones. Durante ese mismo año se lanzó GAGA Deals, (ofertas con grandes descuentos por tiempo limitado en gran cantidad de productos), que indudablemente, se convirtió rápidamente en un hit.

 

En 2013, el entorno online de Aliexpress ya alcanzaba los 5 millones de compradores provenientes de más de 200 países. En el festival de compras del 26 marzo de ese mismo año, llegaron a participar casi 3 millones de clientes, gestionándose hasta 50 pedidos por minuto. Entre su top 5 de compras diarias destacaban países como Rusia, Estados Unidos, Brazil, Ucrania y Bielorrusia.

 

Actualmente, la plataforma dispone de su propia aplicación móvil y ofrece más de cien millones de productos de unos 200.000 vendedores. En España, la aplicación del portal asiático se ha convertido en una de las más utilizadas por el consumidor online.

 

Su éxito en España

 

Leyendo unas declaraciones de Pello Zúñiga, director de Marketing de AliExpress Spain, me gustaría destacar dos aspectos relevantes que nos ayudarán a comprender mejor el éxito que está disfrutando esta plataforma en nuestro país.

 

El primero, y según el propio Zúñiga, el éxito de este e-commerce en España radica en la gran oferta y variedad de productos a precios competitivos, y en la posibilidad de acceder a una amplia gama de tendencias y marcas dentro de un mismo portal online. Es decir, que independientemente de las aficiones, gustos o estilos que podamos tener, en Aliexpress podemos encontrarlo todo, como si se tratara de un gran bazar, pero con la comodidad de no tener que salir de nuestra casa (con lo que nos gusta a los españoles una siesta).

 

Y el segundo, destacar el comportamiento de compra del consumidor español, al que podemos definir como una persona que suele buscar estilos o tendencias concretas más que una marca determinada, por lo que tenemos una mentalidad más abierta frente a nuevos productos, siempre y cuando satisfagan nuestras necesidades. Y, que a diferencia de consumidores de otros países de Europa, nos fiamos de las opiniones y valoraciones que encontramos en Internet.

Este aspecto ha sido la gran baza del e-commerce chino en España, ya que nuevas marcas de electrónica se están posicionando entre el consumidor español, e incluso se llega a desbancar a marcas bien posicionadas en el país, en el caso de la telefonía móvil.

Su estrategia

 

Indudablemente, AliExpress ofrece precios muy competitivos frente a los proveedores locales gracias a la eliminación del intermediario entre el fabricante y el consumidor final. Sin embargo, no todo son ventajas, ya que estos productos están al lado de los ofertados por otros vendedores de la propia plataforma, algo que genera una constante competitividad entre los propios vendedores chinos y llega a crear dudas e inseguridades entre los clientes.

 

Como estrategia de diferenciación, AliExpress fomenta la satisfacción del cliente basada en la opinión y valoración del comprador. En España, es un dato a tener en cuenta, ya que los consumidores españoles suelen basar su decisión final de compra en las valoraciones  y experiencias de otros compradores. Por lo tanto, es muy importante tener satisfecho al cliente para que el ranking de los vendedores chinos nunca baje de las 5 estrellas.

 

Otro aspecto a destacar es la importancia que le dan a la experiencia de compra. Generalmente, en el entorno online se tiende a la deshumanización, ya que desaparece el contacto directo entre el vendedor y el comprador. Sin embargo, en AliExpress se intenta generar una experiencia de compra divertida gracias al contenido interactivo que utilizan en muchas de sus promociones.

 

Además, tienen un servicio post-venta muy bueno, en el que hasta que el cliente no recibe el producto y lo evalúa, no se efectúa el cargo en su tarjeta. En el caso de que el cliente no quedara satisfecho con el producto, tienen un servicio de devolución sin compromiso en un plazo de siete días y una garantía de un año. Actualmente, con el nacimiento de su página web en España, disponen de un servicio de atención al cliente en español, que se encarga de gestionar cualquier problema sin la necesidad de tener que utilizar el traductor de “google”.

 

Tampoco debemos olvidarnos de su estrategia de promoción, con el conocidísimo 11.11 (sales Day), en el que los productos llegan a obtener descuentos del 50%. Sin embargo, esta promoción no se limita a un solo día. Durante la semana previa al evento se genera expectación a través de juegos interactivos en los que los usuarios pueden ganar descuentos o cupones para canjear el día clave. Sin lugar a dudas, es una experiencia enriquecedora que los diferencia del e-commerce tradicional.

 

Por último, debemos hablar de su proceso logístico. Ofrecen diferentes soluciones en función de la necesidad del cliente, puesto que es él quien decide el tipo de plazo de entrega que desea en función del precio que está dispuesto a pagar. Actualmente disponen de tres tipos de ofertas de transporte: envío gratuito, cuyos plazos de entrega son de entre 15 a 30 días; mensajería privada en la que se recibe el pedido entre 4 y 7 días; y por último, gracias a los recientes acuerdos con entidades españolas, se están intentando reducir al máximo los plazos de entrega, por lo que determinados productos pueden llegar a nuestro domicilio en un plazo de 72 horas (sobre todo en el caso de telefonía móvil y electrónica).

Sus debilidades

 

Aunque la internacionalización de AliExpress se haya recibido en España con los brazos abiertos, todavía existen muchos consumidores escépticos que no terminan de confiar en el sistema. Principalmente porque no se ha conseguido erradicar del todo el mito de que el producto chino es de mala calidad. En la red, todavía circulan muchos “fails” de clientes que han quedado descontentos con el producto final recibido. Quizá, el minorista asiático, debería gastar esfuerzos en intentar filtrar un poco a sus vendedores por la calidad de sus productos.

 

Además, siguen habiendo bastantes problemas de comunicación entre el vendedor chino y el comprador español. Aún haciendo uso de los traductores, muchas veces la comunicación es un impedimento para que el consumidor no termine de confiar en el vendedor y en muchos casos, no se cierra la venta.

Por otro lado, y aunque no tenga relación directa con el e-commerce, muchas veces los paquetes al llegar a la aduana son requeridos por los funcionarios y “se pierden” por el camino. Ya sea porque su valor es superior a 22€, porque el paquete es muy grande o simplemente porque es un producto de imitación. Sea como fuere, el pedido desaparece y no se vuelve a saber nada más de él.

 

Finalmente, y aunque la estética y organización del portal ha mejorado mucho desde sus inicios, todavía hay personas que no terminan de hacerse con el formato. De ahí la proliferación de numerosos tutoriales elaborados por bloggers que se encargan de guiar a los consumidores noveles por las ventanas del minorista asiático.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.